El Mantenimiento

EL CONCEPTO GENERAL DE MANTENIMIENTO

La estabilización del estado de LA FASE o simplemente “El Mantenimiento” se refiere a las técnicas que permiten a un practicante poder permanecer dentro de LA FASE la máxima cantidad de tiempo posible. Sin el conocimiento en estas técnicas, la duración en LA FASE sería mucho más corta de lo que podría llegar a durar. La estadía en LA FASE más corta dura tan sólo unos segundos. Los practicantes novatos por lo general tienen miedo de no poder regresar al cuerpo una vez que ingresan al entorno de LA FASE, cuando en realidad la verdadera dificultad es poder ser capaz de mantenerse en ella, ya que esta se pierde fácilmente a menos que se apliquen las técnicas de mantenimiento.

El mantenimiento de LA FASE consiste en tres principios fundamentales: Resistencia a volver al estado de vigilia (lo que llamaremos ‘Falta’), Resistencia a caer dormido, y Resistencia a una salida falsa. Por regla general, los dos primeros problemas (regresar a la vigilia, o quedarse dormido) los enfrentan a menudo los principiantes, pero la tercera dificultad (la salida falsa) se manifiesta en etapas posteriores en la práctica.

EL CONCEPTO GENERAL DE MANTENIMIENTO

La resistencia a volver al cuerpo se explica por sí misma, mientras que la resistencia a caer dormido quizás no esté claro para algunos.

No todo el mundo sabe que casi la mitad de las experiencias en LA FASE terminan por lo general en una forma muy común; el practicante cae dormido. Una persona por lo general pierde la atención, se disipa su conciencia, y todo a su alrededor pierde poco a poco la claridad para convertirse en lo que es para todos un simple sueño.

Resistirse a una salida falsa es mucho más difícil de descifrar y requiere de una habilidad específica para que el practicante pueda evitarla. Algunas veces, un practicante detecta una inminente salida de LA FASE, y aplicar las técnicas de profundización en apariencia, no surten ningún efecto, lo que luego da la impresión de ser un retorno al cuerpo y la realidad física. El practicante creyendo que LA FASE ha terminado, quizás se ponga de pie o se recueste para dormirse en unos pocos instantes. En estos casos, caer dormido sucede sin ningún tipo de movimiento, mientras se está en la cama. El problema es que las diferencias entre LA FASE y la realidad pueden llegar a ser tan sutiles que -en términos de indicadores irreales o reales-, LA FASE prácticamente no puede distinguirse de la realidad. Por lo tanto, hay que conocer que acciones puede el practicante realizar cuando aparentemente LA FASE finalice, porque quizás esto podría ser un truco o ser simplemente imaginado.

Existen soluciones específicas para los tres problemas descritos anteriormente junto a reglas generales que se aplican a cualquier experiencia en LA FASE. Estudiar estas normas es tan prioritario como el estudio de la soluciones en sí, ya que sólo algunas de ellas, podrían ayudarlo a permanecer en LA FASE por más tiempo de lo habitual cuando se aplican por separado.

En algunos casos, las técnicas para el mantenimiento de LA FASE no son aplicables. Sin embargo, el conocimiento de cómo mantenerse en ella es útil para la mayoría de las experiencias. Además, puede que para algunas personas únicamente sea necesario resistirse a una ‘Falta’, mientras que para otras solo se le dificulte evitar conciliar el sueño. Todo esto depende según el caso y sólo se puede determinar durante la práctica.

El mantenimiento de LA FASE

Con un perfecto conocimiento de todas las técnicas de mantenimiento, LA FASE puede durar de dos a cuatro minutos, esto quizás no parezca mucho tiempo, pero en realidad es bastante. Una particularidad del entorno de LA FASE es que para ejecutar una acción o moverse en ella solo se requiere una mínimo cantidad de tiempo, en la mayoría de los casos solo unos pocos segundos. Por ello, es mucho lo que se puede lograr en tan solo 3 minutos, tanto así; que uno necesita literalmente, una lista a fin de aprovechar el tiempo al máximo.

Hay teorías que aún no han sido demostradas ni refutadas que alegan que dentro de LA FASE el tiempo se contrae o se expande en relación con tiempo real. Por ello, un minuto de tiempo, cuando nos encontramos en LA FASE puede sentirse más alargado en relación con un minuto de tiempo real.

La percepción del tiempo varía de practicante a practicante. Para los menos experimentados un minuto de tiempo real dentro de LA FASE, puede ser percibido de entre 5 a 10 minutos. Esto está determinado por las distintas particularidades psicológicas, como el estado de la mente, y el tipo de eventos que ocurren en LA FASE.

Para conocer cuánto tiempo dura realmente LA FASE, no hay necesidad de usar reloj alguno. Lo mejor es contar cuántas acciones se llevaron a cabo dentro de ella y cuánto tiempo duró cada acción. El resultado diferirá en gran medida de la primera estimación a priori.

La duración máxima de LA FASE varía, y en gran medida depende de la capacidad de aplicar técnicas de mantenimiento. Algunos practicantes tienen dificultades para romper la barrera de dos minutos, mientras que para otros, encuentran muy fácil permanecer en LA FASE por más de 10 minutos. Es físicamente imposible permanecer en LA FASE por siempre y de hecho, no hemos podido registrar una permanencia mayor a 20 minutos en los estudios realizados por La Escuela para los Viajes Fuera del Cuerpo.

TÉCNICAS Y NORMAS PARA CONTRARRESTAR EL REGRESO AL CUERPO

De las siguientes técnicas, la Amplificación Sensorial Constante y Amplificación Sensorial en Sitio son las que se aplican con mayor frecuencia para realizar el mantenimiento de LA FASE. Sin embargo, a diferencia de otros elementos técnicos de exploración, otras técnicas secundarias de mantenimiento se convierten a menudo en la opción principal y las más adecuadas para ciertos individuos. Por lo tanto, todas las técnicas deben ser estudiadas, pero las dos primeras se deben considerar con mucho más cuidado.

Amplificación Sensorial Constante

La misma amplificación sensorial que se describe en el capítulo sobre La Profundización (capítulo 6) igualmente se aplica para el “mantenimiento”. En esencia, luego de haber alcanzado la profundidad necesaria dentro de LA FASE, no se debe dejar de estimular activamente la percepción sino que se debe seguir realizando este método todo el tiempo, con la observación de que hay que realizarlo de manera menos activa que cuando se realiza para la profundización.

La idea es que durante la duración completa de LA FASE, todas las acciones deben centrarse en experimentar la mayor cantidad posible de percepciones táctiles, kinestésicas y visuales Esto implica un constante movimiento, roce, y escrutinio de todo detalle. Por ejemplo, si se pasa por un estante de libros, se deben tocar y examinar algunos ellos, incluyendo sus páginas, sus esquinas y percibir sus texturas. La observación táctil debe realizarse en cada uno de los objetos encontrados.

EL palpo puede aplicarse por separado como una percepción indirecta. Esto se hace con el fin de no aletargar el sentido de la vista. Pero las manos deben tocar algo en todo momento, y si no se encuentra nada ‘a la mano’, se mantienen frotando entre sí.

Amplificación Sensorial en Sitio

La aplicación de la técnica de amplificación sensorial en sitio no tiene ninguna diferencia en comparación con la anterior. Sólo se utiliza cuando es inminente una ‘Falta’ o cuando la visión dentro de LA FASE comienza a desdibujarse o a desvanecen. Por ejemplo, al viajar en LA FASE el espacio puede comenzar a perder nitidez, lo que nos indica un debilitamiento del entorno. Es en este momento, donde el practicante debe tocar todos los objetos disponibles; observar y detallar todo a su alcance, y tan pronto como el espacio alrededor recupere su claridad y su nivel realista se puede detener la amplificación.

Vibraciones Constantes

Esta técnica se utiliza para mantener vibraciones fuertes y constantes. Como se señaló anteriormente, las vibraciones se generan al tensionar el cerebro o aplicar tensión sobre el cuerpo sin usar ningún músculo. Mantenimiento fuertes vibraciones tendrá un efecto positivo en la longitud de la experiencia en LA FASE.

Fuertes Vibraciones en Sitio

En este caso, las vibraciones son creadas y mantenidas solamente si aparecen los signos de que una ‘Falta’. Ejemplos de indicadores de ‘Falta’ pueden incluir la dualidad de percepción o la visión borrosa. Las vibraciones fuertes ayudan a profundizar LA FASE, lo que permite a un practicante quedarse en ella y continuar con la experiencia.

Clavado de Cabeza

Esta técnica es la misma que en el capitulo de La Profundización. Si el entorno de LA FASE está a punto de disolverse, el Clavado de Cabeza a ojos cerrados y el deseo de caer al vacio puede ayudar a profundizar LA FASE rápidamente. Tan pronto como la calidad del entorno regrese, se puede realizar alguna técnica de translocación si se llega a algún callejón sin salida.

Forzar el Sueño

Tan pronto como los indicadores de una ‘Falta’ aparecen, acuéstese de inmediato en el suelo y trate de forzar el sueño, al igual que la técnica de entrada a LA FASE. Después de realizar de 3 a 10 seg este método con éxito, un practicante puede levantarse y seguir su viaje a través de LA FASE ya que la percepción de la realidad y su profundidad lo más probable es que haya sido restaurada. La nota es que debe resistirse a quedarse dormido.

Rotación

Si los indicadores de una ‘Falta’ aparecen, el practicante debe empezar a girar alrededor sobre su propio eje. A diferencia de la técnica del mismo nombre para la entrada en LA FASE, el movimiento no se debe imaginar. Se trata de un giro real usando todo el cuerpo percibido en LA FASE. Después de varias vueltas, la profundidad será restaurada y las acciones pueden continuar. Si los indicadores para una ‘Falta’ persisten, las rotaciones deben continuar hasta que se alcance la calidad deseada.

Contar

Otro método que ayuda durante la experiencia en LA FASE, es contar hasta el mayor número posible; no es simplemente contar por contar, sino tener un fuerte deseo en llegar a la cifra. Esto puede hacerse en silencio o en voz alta. Esta técnica funciona cuando se tiene una fuerte determinación de permanecer en LA FASE para lograr el objetivo a través de una acción con firmeza.

El Zumbido Interno

Si se tiene algún sonido de fondo, similar a los que se escuchan cuando se entra en LA FASE (ruidos, silbidos, pitidos, zumbidos, o siseos), estos sonidos pueden ser utilizados para prolongar la estadía en LA FASE al escucharlos de forma concentrada y activa, en todo el espectro en el que se escuchan. Este método también puede ser utilizado para el mantenimiento de LA FASE.

Aferrarse a LA FASE

Otro método interesante para mantenerse en LA FASE es ‘engancharse’ a ella. En el caso de una inminente ‘Falta’, aférrese a un objeto de LA FASE, pálpelo o apriételo con fuerza. Incluso si regresa a su cuerpo durante esta técnica, las manos del cuerpo percibido seguirán manteniendo ese objeto en LA FASE aún cuando sus manos físicas no lo perciban. Reintentar ingresar a partir de este sentimiento fantasmal en sus manos, le permitirá la separación del cuerpo. Cualquier objeto cercano es útil para aferrarse a él: la pata de una silla, un vaso, la perilla de una puerta, una piedra o un palo. Si no hay nada que agarrar, cierre las manos o muérdase el labio o la lengua.

Dos normas se aplican al usar estas técnicas que ayudan a resistir la salida de LA FASE. En primer lugar, nunca piense que LA FASE podría terminar y que va a regresar a su cuerpo, los pensamientos de este tipo son como programas que se ejecutan de inmediato y envían al practicante al estado físico de vigilia. En segundo lugar, nunca piense en su cuerpo físico. Si lo hace, también retornará de inmediato a el, esto sucede 100% de las veces.

TÉCNICAS Y NORMAS PARA RESISTIR EL SUEÑO

Entender la Constante Posibilidad de Caer Dormido

La mayoría de las veces, superar la fuerza del sueño cuando se está en LA FASE se logra al estar en constante alerta ante su posible aparición y que este puede afectar significativamente el entorno de LA FASE. Un practicante siempre debe tener en cuenta que es muy fácil quedarse dormido y debe analizar cada una de sus acciones cuidadosamente para asegurarse que se basan sus en deseos reales y no en nociones paradójicas, comunes durante los sueños.

Análisis periódicos de la Consciencia

Periódicamente pregúntese, “¿Estoy soñando?”. Esto le ayuda a evaluar las situaciones y la calidad de las acciones que en cada instante se realizan mientras esta dentro del entorno de LA FASE. Si todo lo que percibe cumple con los estándares de un entorno de calidad y alerta, puede continuar con sus acciones. Si realiza este cuestionamiento con regularidad eventualmente se llegará automáticamente al momento cuando se comienza a realizar la transición hacia un sueño. Esto lo ayudará entonces a recobrar la consciencia, para luego poder continuar en un entorno adecuado y de calidad.

La frecuencia en el que el practicante debe preguntarse o cuestionarse depende de su capacidad personal en permanecer dentro de LA FASE. Si es común tener experiencias que suelen durar de entre 5 a 10 minutos, solo debe hacerse la pregunta una vez cada 2 minutos, ya que es contraproducente realizarla con demasiada frecuencia; en caso contrario, la pregunta debe hacerse literalmente, una vez por minuto, o quizás cada 90 segundos.

Hay otra regla importante relacionada con la resistencia para evitar caer dormido: ningún practicante debe comprometerse o participar en eventos que aparezcan en el entorno de LA FASE de manera espontánea. Los eventos que no son planeados o ejecutados deliberadamente por el practicante tienen una alta probabilidad de crear un ‘guion’ alterno, que resulta en una eventual pérdida de conciencia y el ingreso a los sueños.

TÉCNICAS CONTRA UNA SALIDA FALSA

Dado que las técnicas para verificar si de hecho se ha llegado al final de una experiencia en LA FASE, son un poco absurdas y demandan ciertas acciones adicionales, sólo deben utilizarse en aquellos casos en que son realmente necesarias. Hasta entonces, simplemente se deben tener en cuenta y utilizarlas sólo en los momentos de duda. Los mismos métodos se pueden utilizar de forma segura para determinar si el practicante se encuentra o no, dentro de LA FASE cuando se utilizan las técnicas de entrada.

La Hiperconcentración

Debido a que la finalización de una experiencia en LA FASE puede ser simulada (en términos de percepción) y ser bastante parecida a una salida real, el practicante debe conscientemente analizar y discernir las diferencias entre el mundo físico y el entorno de LA FASE si desea permanecer el máximo de tiempo en ella. En otras palabras, un practicante debe saber cómo determinar si se ha producido una genuina salida de LA FASE.

En la actualidad, sólo existe una acción que puede garantizar un adecuado resultado. En el entorno de LA FASE ningún objeto soporta un prolongado y detallado escrutinio visual sobre sus detalles. Examinar un objeto por varios segundos de de manera incisiva, produce que este pueda comenzar a distorsionarse, cambiar color, producir humo, derretirse, cambiar de forma o transformarse en otro objeto por completo.

Después de producirse una salida, el practicante debe ubicar un objeto pequeño y mirarlo con detenimiento a una distancia de 4 a 6 pulgadas, (de 10 a 15 cm) y permanecer centrado en el durante unos 10 segundos. Si el objeto no cambia, se puede estar seguro de que se ha regresado a la realidad. Si un objeto se deformada o se tuerce de alguna manera, el practicante sabrá que permanece en LA FASE y que se está experimentando una falsa salida. La opción más sencilla (ya que está siempre esta nuestro alcance) es mirar la punta de nuestro dedo. También es posible tomar un libro y examinar su texto; la letra escrita en LA FASE se torna borrosa, aparecen como total garabatos o como símbolos incomprensibles.

Técnicas Auxiliares

Hay cierta variedad de procedimientos que pueden usarse para probar si se ha producido una falsa salida. Sin embargo, ya que cualquier situación, cualquier propiedad o cualquier función de un objeto pueden ser igualadas dentro del entorno de LA FASE, estos procedimientos no siempre son aplicables. Por ejemplo, algunos sugieren que es suficiente intentar algo que es imposible en la realidad y, si el practicante puede efectuarlo entonces se está en LA FASE. El problema con esta sugerencia es que las leyes físicas del mundo pueden ser simuladas en LA FASE, por lo que el poder volar, el pasar a través de las paredes o la telequinesis no serían posible, incluso en el estado más profundo de LA FASE. También se ha sugerido que mirar un reloj dos veces seguidas podría ayudar a determinar si se continua dentro de LA FASE, al parecer, el reloj mostrará una hora diferente cada vez que se observe. Otra vez aquí, en LA FASE el reloj puede mostrar la hora correcta.

De todos los procedimientos auxiliares, uno merece una mención especial y funciona en la mayoría de los casos: buscar las diferencias. Aunque es habitual que el entorno de LA FASE sea muy parecido a la realidad, es extremadamente raro que sea exacto en un 100%. Por lo tanto, es posible darse cuenta que se continua en LA FASE si se examina con cuidado el espacio que nos rodea. En LA FASE, siempre habrá algo añadido o algo faltante: la hora del día, el clima de la temporada, la distribución de los muebles o los objetos que contienen serán diferentes a lo que existe en la realidad. Por ejemplo, al verificar si se produjo o no una falsa salida, observe si en la habitación puede faltar la mesa que soporta el televisor, o es el televisor el que falta, o es de color diferente, o existe uno cuando en realidad no posee televisor, etc.

REGLAS GENERALES PARA EL MANTENIMIENTO DE LA FASE

Las normas para el mantenimiento de LA FASE se enfocan en la resistencia a la mayoría de los problemas que causan una salida de LA FASE. Algunas de estas reglas son capaces de aumentar la duración de la permanencia en LA FASE por un largo periodo, pero deben ser seguidas con precisión.

El practicante nunca debe mirar en la distancia. Si se observan objetos lejanos durante un largo período de tiempo, puede producirse una ‘Falta’, o uno pudiera trasladarse hacia estos objetos. Para poder ver sin problemas los objetos distantes, un practicante tiene que utilizar las técnicas para el mantenimiento. Por ejemplo, de vez en cuando el practicante debe mirar sus manos, frotarlas una contra la otra, o realizar vibraciones completas.

Estar constantemente activo. Bajo ninguna circunstancia un practicante debe permanecer en forma pasiva o relajada en LA FASE. La mayor cantidad de acciones que se realicen, la mayor cantidad de tiempo que se estará dentro de LA FASE. Menos acciones, menos tiempo dentro de ella. Solo es suficiente hacer una pausa para reflexionar sobre algo, y todo se terminará.

Tener un Plan. Debe haber un plan de acción definido que consista en al menos 5 tareas que se llevarán a cabo dentro de LA FASE en la primera oportunidad. Esto es importante por varias razones; en primer lugar, el practicante no debe hacer una pausa en LA FASE para pensar “¿Qué hago ahora?”, Debido a que lo conduciría a una ‘Falta’. En segundo lugar, al tener un plan, el practicante inconscientemente llevará a cabo todas las acciones necesarias para permanecer y realizar los métodos de mantenimiento en LA FASE porque buscará completar todas las tareas que se ha planificado. En tercer lugar, acciones inteligentes y planeadas permiten un progreso seguro en el propósito de la experiencia en LA FASE en vez de experimentar las situaciones que simplemente aparecen en un momento dado. En cuarto lugar, un plan de acción crea la motivación necesaria y, en consecuencia, genera intención para realizar las técnicas para ingresar en LA FASE.

Detener el D. I. Cuanta menos reflexión y diálogo interno (D. I.), tenga el practicante dentro de LA FASE más tiempo podrá permanecer en ella. Todos los pensamientos deben concentrarse en lo que se está haciendo y percibiendo. Hablarse a uno mismo esta totalmente prohibido. La razón de esto es que muchos pensamientos pueden actuar como programación en LA FASE e incluso expresarlos internamente podría crear alteraciones, incluyendo las negativas. Por ejemplo, pensar en el cuerpo causa el retorno al mismo. El practicante también puede perderse en sus pensamientos, lo que conducirá a una ‘Falta’. Además, los pensamientos esporádicos usualmente y con bastante facilidad hacer que el practicante invente un ‘guion’ y se pierda en un sueño.

Reingresar de inmediato. Un practicante debe tratar de volver a entrar a LA FASE después de experimentar una ‘Falta’. Recuerde siempre que una experiencia típica de LA FASE consiste en repetidas entradas y salidas. En esencia, en la mayoría de los casos es posible volver a entrar en LA FASE a través del uso de la separación del cuerpo o con el uso de las técnicas para la creación del estado de LA FASE inmediatamente después de regresar al cuerpo. Si un practicante recién salió de LA FASE, su cerebro aun se encuentra en sintonía con ella y con las técnicas adecuadas que se apliquen es fácil continuar con el viaje.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *